Logo preload
Menú
Ir arriba

Sostenibilidad

El concepto de sostenibilidad apareció por primera vez en el informe “Nuestro Futuro Común”, más conocido como el Informe Bruntland, en 1987. En este informe, la Asamblea General de las Naciones Unidas, definió el término desarrollo sostenible como el desarrollo orientado a “satisfacer las necesidades del presente sin comprometer las necesidades del futuro”. Esto quiere decir que las generaciones actuales deben dejar suficientes recursos naturales para las generaciones futuras, protegiendo el medio ambiente y buscando el  desarrollo social y el crecimiento económico en todo el planeta.

Este informe fue llamado de esta manera en honor a Gro Harlem Bruntland, ex Primera Ministra noruega que lideró una Comisión encargada de estudiar, delimitar y buscar soluciones ante el impacto ambiental que cada vez era más evidente. Esta investigadora, a través de este informe, popularizó el término desarrollo sostenible y logró que el cambio climático fuese un tema importante para tratar en la agenda política ambiental.  

En 1988, se creó el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), conformado por científicos del clima, biólogos, economistas y sociólogos, entre otros, con el objetivo de elaborar informes que permitieran reconocer las posibilidades de adaptación y mitigación del cambio climático. En la década de los 90, se realizaron negociaciones en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y, en 1992, en Río de Janeiro (Brasil), se adoptó la ‘Agenda 21’ como un programa de acción multilateral para el desarrollo sostenible, el cual entró en vigencia en 2004. Adicionalmente, la ‘Primera Conferencia de las Partes’ o COP1, que se llevó a cabo en Berlín en 1995, permitió que todos los estados miembros participaran anualmente para tomar acciones en beneficio del medio ambiente. 

Actualmente, la sostenibilidad se ha venido implementando con la creación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Estos objetivos se propusieron en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, celebrada en Río de Janeiro en el 2012 y el propósito era crear un conjunto de objetivos mundiales relacionados con los desafíos ambientales, políticos y económicos mundiales. 

Los ODS, sustituyen a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que iniciaron en septiembre del 2000 y que tenían como objetivo principal reducir la pobreza extrema para el año 2015 en todo el planeta. Estos ODM, impulsaron por 15 años, el progreso de diferentes esferas: reducir la pobreza económica, suministrar acceso al agua y el saneamiento, disminuir la mortalidad infantil, mejorar de manera importante la salud materna y promover la educación primaria universal en todos los países. Así mismo, los ODM lograron progresos significativos en la lucha contra el VIH/SIDA y otras enfermedades. 

Desde su origen, la sostenibilidad ha evolucionado significativamente en las últimas tres décadas. En un principio se abarcaba desde el uso sostenible de los recursos, tomando como referencia el concepto de rendimiento máximo sostenible utilizado en la economía de los recursos renovables; luego se estableció desde una orientación predominantemente ambiental y más ligada a las restricciones de los límites de los sistemas naturales y la imposibilidad de un crecimiento indefinido y; actualmente, se está redefiniendo como una visión más integradora que no solo busca proteger el medio ambiente, sino también el desarrollo humano. 

Por otro lado, aunque parezca un tanto irónico o incluso paradójico, el concepto de sostenibilidad está más enfocado hacia el cambio y no a la noción de estabilidad, pues es un concepto dinámico y evolutivo que no tiene como objetivo alcanzar un estado futuro estable, sino adaptarse a las necesidades del planeta. Por lo tanto, desde la perspectiva actual, la sostenibilidad se orienta hacia la satisfacción de las necesidades humanas, que presentan una triple dimensión: las que pueden ser satisfechas por un medio ambiente equilibrado, las que satisfacen la actividad económica y las que buscan una sociedad equitativa y llena de oportunidades. 

Es gracias a la entrada del concepto de sostenibilidad, que se ha comprendido la necesidad de plantearnos soluciones globales para accionar en contra el calentamiento global, y que tanto el medio ambiente como el desarrollo económico y social se deben integrar como un todo para la búsqueda de un planeta con recursos naturales suficientes y en equidad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *